Noche mágica la anterior, mañana de sorpresas y regalos, buen sabor de boca después de las esquiadas de ayer, pero por lo visto las pistas a primera hora estaban más duras de lo habitual, dámos un paseo por la estación y a la hora de quedada «embajadil» decidimos ir al fondo del valle, Llanos del Hospital, a fondear.
Regalo de Reyes para una que se iniciaba y para mí, que era la segunda vez que pasaría miedo en los vertiginosos descensos de fondo clásico, pero que torpe soy sin cantos …

Iniciamos en Cerler esquí alpino y acabamos en LLanos del Hospital con esquí de fondo.
Ruth con Lucas, mismo traje y sabios consejos del más alto, jeje.
Sensaciones con un patín tan estrecho …
Paderna, recuerdo de una de las últimas aventuras del 2013.
Fijaciones, pero ¿y los cantos metálicos? …
Primeros deslizamientos …
… cogiendo confianza.
El Valle de Benasque luce un blanco espectacular.
Último llaneo y …
… para arriba que nos vamos.
En menos de una hora desde que se calzó este nuevo material …
… sube con confianza.
Llegada a Plan de Están
Iniciamos el descenso y a comer.
Llanos del Hospital, Valle de Benasque

Tortel de Reyes en familia a la espera de los amigos.

 Nos toca esperar nevadas, ahora la base en las dos estaciones del Valle de Benasque ya están consolidadas.

Loading

Print Friendly, PDF & Email
Hits : 975