Las Z’s las hemos acabado aquí.
Pruebas y puesta apunto de vueltas maría, intenso y con nieve que se desprendía.
Vistas y  a iniciar la bajada por el bosque.
Otra vez se me ha resistido, mi acompañante lo ha agradecido.

Volvemos a poner en práctica lo positivo de saber renunciar y más cuando tu acompañante es tu hija.
Aunque es una máquina en esquí, todavía le hace falta experiencia en travesía, lo primero, y lo sé porque hasta ahora me pasaba a mí, confiar un poco más en las pieles, pero en breve conseguirá este gran paso.
143 y mañana más …

Loading

Print Friendly, PDF & Email
Hits : 852