Paseando por Villanova Valle de Benasque

Excursión corta desde Castejón de Sos a Villanova, al lado del río Esera.

Camino ancho que se vuelve sendero, nos adentramos por las calles de Villanova y luego subimos a ver unas fuentes de esta población.

Se nota que estamos en mayo, y que los últimos días ha llovido y el deshielo está vivo.

Sendero Castejón de Sos – Villanova. (Desde el Camino del Ocho). El Turbón al fondo.
Avistamos Villanova.

Iglésia de Santa María

Iglesia de Santa María con vistas a Gallinero (Cerler)

La iglesia de mayor antigüedad data de la primera mitad del siglo XII, dedicada a Santa María, es un edificio románico de bella silueta, con un ábside litúrgicamente orientado, visible desde la carretera y al que se llega cruzando el tradicional cementerio adosado.

Es de planta rectangular, transformada en el siglo XVI en falsa cruz latina con la adición de capillas laterales .

El ábside semicircular se halla coronado exteriormente por la típica fila de arquillos ciegos y lesenas que llegan hasta el suelo, es curioso apreciar como dentro de los arquillos aparecen restos de pintura románica (mirando atentamente, eso sí.).

La torre ​anexa al muro de mediodía es un prisma cuadrado de tres cuerpos indicados al exterior por impostas voladizas, rematando con chapitel piramidal de loseta. El primer cuerpo es obra claramente románica.

Calles de exigentes subidas.
Vistas desde un pequeño mirador al pueblo.
Cara Oeste de Gallinero.
Sendero que nos lleva a unas fuentes.
Bosque de avellanos.
Mucho musgo en sus paredes.

Iglesia de San Pedro.

Iglesia de San Pedro.

La iglesia parroquial( finales del siglo XII o principios del siglo XIII) está construida en honor a San Pedro Apóstol, patrón del pueblo.

Es originariamente de planta rectangular, pero le añadieron capillas laterales (por lo que ahora la planta es de falsa cruz latina), su ábside está orientado al este, es semicircular, rematado por arquillos ciegos a lo largo de todo el perímetro al modo alaones, con la particularidad de apoyar en mensulitas de estilo jaqués.

Destacar el retablo y la pila de agua bautismal tallada con arcuaciones, sostenida con una mano abierta, que se guardan en su interior.

Consta de 13 tablas, más una hornacina central destinada a una escultura y un ático con el calvario.

Se distribuyen en cinco calles, dos pisos, banco y basamento con las figuras de San Pedro y San Pablo.

Se realizó entre los años 1520-1530.

Y nos despedimos desde la iglésia de Santa María.

La pena de estas fotos es la cantidad de cables que atraviesan entre estos monumentos y su paisaje.

Un sosegado paseo para todos los públicos, pues solamente nos hemos elevado unos 250m.

Loading

Print Friendly, PDF & Email
Hits : 2231